24 de febrero de 2011

Bhagavad Guita - El ser y el cuidado de si

No es tanta coincidencia que El Baghavad Guita, fragmento del Mahabharata, esté interesado con el ser y el cuidado del sí, tema del que trata La hermenéutica del sujeto de Foucault. Muchos de los textos religiosos y filosóficos de diferentes culturas tienen al ser como tema central, es una constante en el pensamiento humano.

El encuadre en que se dan las lecciones, el discurso, acerca del ser en el Baghavad Guita, tiene lugar en el momento que Arjuna duda acerca de sus obligación en el campo de batalla, al darse cuenta que si continúa con el combate, morirán personas a las que estima en ambos bandos. Krishna, avatar de Vishnu, le exhorta a que cumpla con lo que debe de hacer y es esto lo que constituye la esencia del texto.

Vishnu le dice a Arjuna que sus actos no deben ser guiados por las pasiones humanas, que es parte de su Ser auténtico, imperecedero, su obligación en la guerra, y así cómo el luchará y matará, las personas que luchen y mueran estarán cumpliendo también con su obligación, con lo que mueve a su propio ser.

Suena a predestinación, pero tiene más que ver con que si bien los actos de Arjuna tendrán consecuencias desagradables, todas las personas involucradas están actuando en función a su propia voluntad, han decidido llevar a cabo una acción, que es lo que Krishna le pide a Arjuna que haga. Si Arjuna no actua, la inacción misma tiene consecuencias, pues actúe o no actúe, Arjuna ya no puede extraerse del mundo ni de la circunstancia en la que se encuentra.

Vishnu explica que el ser y el universo forman parte de un todo. Nuestra participación en el universo perdura aunque no estemos conscientes de ello, si actuamos con rectitud. Si actuamos con superficialidad, movidos por nuestras pasiones y deseos vulgares, nuestros actos se pierden en el tiempo y nuestra existencia no tiene más duración que en el instante que ocurre. Nuestro legado como personas está en nuestras acciones y en lo que somos. A esto se le suma también el factor de la reencarnación, pero a esto regresaré un poco más adelante.

Lo que hacemos y lo que somos es lo que perdura. Somos parte del universo tanto como el universo es parte de nosotros. Nuestros actos y nuestros pensamientos deben estar guiados no por las pasiones, sino por que son justos, correctos.

Lo anterior es en conjunto una ideología y una guía para la conducta y el pensamiento. El cuidado del ser está en tener la atención y la dedicación personal de buscar el pensar y el actuar correcto, en no dejar que las pasiones humanas nos alejen de nuestro contacto con todo el universo, con la fuerza vital que todo impregna. Las pasiones conducen a un camino de mera satisfacción individual, sin propósito ni dirección más que existir en un instante, lo cual roba al espíritu, al cuerpo y a la mente de su fuerza vital. Es como consumir comida chatarra, tu cuerpo la disfruta, pero se deteriora y a la larga no queda nada de él. Lo mismo ocurre la mente y el espíritu, que además es inmortal.

La reencarnación, este ciclo infinito de muerte y renacimiento, nos ubica en un lugar en el cual podemos continuar con lo aprendido a través del esfuerzo y la meditación en nuestra vida anterior. En cierta forma es nuestra recompensa, a pesar de que Vishnu dice que no hay que actuar en busca de una recompensa, pero a final de cuentas esto es lo que se justifica el sistema de castas de la India y del Budismo. Si naciste en una posición privilegiada, la mereces, porque en tu vida anterior hiciste algo para merecerla, y los que están en posiciones menos favorecidas, también se lo merecen. Es como deben ser las cosas.

Para concluir, por ahora, Krishna habla de que las personas deben buscar el conocimiento en él. Se puede interpretar como que debemos verlo a él como una deidad al estilo Abrahámico, pero en realidad, siendo que Krishna es un ente que ha perfeccionado el cuidado del sí al grado de ser uno con el universo, entonces es más factible interpretar que por él, se refiere a todo el conjunto de conocimientos y verdades contenidas en el mundo en el que existimos.

Concluiré ya que termine el texto, que apenas voy a la mitad.


Escuchando...
Astral Projection - Let There Be Light

No hay comentarios.:

Publicar un comentario