6 de septiembre de 2010

Mark Waid y la internet

Como me encuentro en un nudo donde no encuentro cómo continuar escribiendo, ¿Qué mejor remedio que escribir acerca de algo no relacionado?

Recientemente Mark Waid habló en un evento de los Harvey Hawards sobre el efecto que tiene el compartir archivos en Internet en la industria de los cómics. La postura de Waid al respecto me sorprendió, lo cual, después de pensarlo un poco, no debió haber sido el caso.

Para contextualizar es necesario recordar que Waid es el creador de Irreedemable, publicado por Boom! Studios. En el primer número de este título Grant Morrison contribuyó con un after word en el que hablaba acerca de cómo él y Waid habían sido encasillados por parte del fandom de los cómics de una manera que no corresponde al su trabajo en general. Morrison, como autor de historias desordenadas y de difícil comprensión; Waid como un amante sin remedio de la Edad de Plata del cómic norteameticano.

Si bien es cierto que esta categorización no es del todo errada, es también exagerada, y en el caso de Waid, este autor queda asociado implícitamente con la idea de que es enemigo del cambio y de las nuevas tecnologías, en particular de la Internet.

El salto de "Waid gusta de la Edad de Plata" a "Waid odia a la Internet" y sus usuarios podría parecer ilógico. Bueno, es ilógico si piensas como una normal y no como un fanboy.  Adentrarnos en la mente del fanboy y su retorcida percepción de la realidad es un viaje muy perturbador como para hacer ahora mismo, pero lo sintetizaré en una frase que bien podría ser el grito de batalla del fanboy: Si no está hecho como a mi me gusta está mal, quien lo hizo así es malvado y es mi enemigo.

Es por esta razón que pueda resultar difícil creer que Waid ve con buenos ojos la intervención de la Internet  en la industria del cómic, con todo y el compartir archivos sin permiso de los creadores.

La postura de Waid es simple, si estás en el mundo del cómic para hacer dinero, estás en el lugar equivocado; el objetivo de una persona inmersa en la creación de cómics debería ser la de aportar a la cultura. El obtener un beneficio económico de esta actividad debería ser una meta secundaria a la creación misma de un cómic. Que los cómics se vayan a ser distribuidos a través de la Internet sin la necesidad de intercambio monetario no les quita su característica de ser producciones culturales. Waid está a favor de la distribución digital.


Esta no es para nada la opinión que se esperaría alguien que cree que Waid está atrapado en la Eda de Plata y aporta buenos puntos de discusión. Por ejemplo, es relativamente sencillo para Waid hablar acerca de no esperar remuneración de su trabajo en el cómic debido a que su nombre, por sí mismo, presente en cualquier publicación, es sinónimo de ventas. Este es un privilegio del cual no gozan la inmensa mayoría de los creadores de cómics.También se debe considerar el futuro de las tiendas de cómics, aunque no formen parte del proceso creativo.

Todas estas consideraciones son importantes y que una persona con peso en la industria del cómic como Waid las lleve a discusión mantiene vivo el debate acerca de ellas.

Aunque desde luego, lo realmente divertido aquí es ver cómo los fanboys sufren ataques masivos de disonancia cognitiva al escuchar a Waid hablar tan favorablemente de la internet.


Escuchando...
Yolanda Be Cool & DCUP - We No Speak Americano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario