30 de septiembre de 2010

30 Sept. 2010

Escribo una entrada de blog ahora que tengo insomnio porque, pues, eso es lo que una persona como yo hace. Una entrada de blog personal, para que quede bien claro la clase persona que soy, o algo así.

Una persona que vive en la internet, por principio de cuentas.

¡Ahora! Un cambio que cambia otras cosas y produce cambios.

De verdad me frustra a veces ser tan bruto, pero bueno. Ese es también el tipo de persona que soy y tengo que pensar bastante en cómo desembrutecerme para que ya no cometa tanta barbaridad en circunstancias similares y con personas diferentes.


En este caso el primer paso será no meterme de nuevo en circunstancias similares y supongo que a partir de allí las cosas son más sencillas.

Qué personas nuevas y qué circunstancias (nuevas, ojalá) serán las que me falte por conocer luce emocionante. Pero, paciencia, todo ocurre como debe ocurrir y cuando debe ocurrir. Así que, ya veremos que hay de nuevo en el futuro sin tener de ancla al pasado. O algo así, las referencias náuticas no son mi fuerte y eso también es parte de la clase de persona que soy.

Además, he aprendido una valiosa lección. Es decir, diferente de la lección más importante y que en realidad no tiene nada que ver.

Las ciudades enormes son tan cansadas de recorrer, pero no por eso dejan de ser interesantes, al menos por segmentos. Imagino que ciudades del tamaño de Chicago o Los Angeles deben ser una cosa monstruosa en la cual vivir, pero muy divertido de visitar. Sobre todo habiendo tanta población latina en esas ciudades. No se perdería tanto la sensación de estar en el hogar.

Hablando de hogar.

No hay nada como estar tendido en la comodidad de mi hogar escribiendo en una netbook con insomnio. Es una cosa descaradamente cómoda (salvo por el insomnio), pero lo disfruto mucho. Y eso es también es parte de la clase de persona que soy.

También descubrí lo divertido que debe ser percusionista en una orquesta sinfónica. Eso ya no tiene nada que ver con la clase de persona que soy, ni con lecciones de la vida, ni nada, pero no por eso deja de ser harto cierto.


Escuchando...
Maurice Ravel - String quartet in F major, 2nd movement

No hay comentarios.:

Publicar un comentario