7 de julio de 2010

Más, y espero que las últimas, cosas que a nadie le importan.

***

Disfruto de hacer reír a la gente, o cuando menos, hacer sonreír a otros.

Hacer reír no es fácil. Soy terrible para contar chistes, no sé cómo terminarlos.

Cuando era niño inventaba mis propios chistes, ya que no tenía nadie que me los contara, y luego se los contaba a otros niños o a los maestros de kinder o a mis padres. No se reían. No sabían que lo que acababa de contar era un chiste, así que no podían tener la cortesía, tan agradable debo añadir, de reírse aunque no les hubiera causado gracia.

Desde entonces, abandoné los chistes.

No sé cuándo es que me volví sarcástico, pero eso hace reír a otros, incluso cuándo no me lo propongo. Esto tiene el lado negativo de que algunas personas no saben cuándo he dejado de ser sarcástico y hablo en serio, pero no es tan grave.

Vale la pena si el resto del tiempo veo a la gente reír.

***

En algún momento en el futuro alguien pensará que es una idea brillante usar el cerebro humano como una super computadora en clusters. Esa persona le implantará a cientos y cientos de personas una pequeña terminal que usara una parte del cerebro poco usada y que estará haciendo cálculos uno tras otro tras otro tras otro; mandando la información a través de internet inalámbrico cada cierto tiempo y regresando nuevos cálculos para que el cerebro esté activo.

De este modo, aun cuando la persona duerme, el cerebro no lo hace, así que se puede continuar con los cálculos aunque eso quizás haría que los sueños fueran un poco raros.

Por supuesto, algo saldría mal, siempre sale algo mal. Lo más seguro que ocurriría es que las terminales en el cerebro de las personas se congelaran y tuvieran que ser reiniciadas manualmente, con todas las molestias que eso le traería a la persona que ofreció su cerebro una célula de organismo encargado de calcular.

¿Calcular qué? Seguramente algo que requiera tiempo, como es el caso de secuenciar ADN, o cálculos relativos a dinámica con muchas variables (una simulación de viaje espacial, por ejemplo).

***

Otra frase que dice mucho con muy poco:
"Things need not have happened to be true." - Neil Gaiman

***

Hay personajes de ficción con los que me identifico en sus cualidades y defectos. Ippo, Dream, Elijah Bradley, Tony Stark, Roland Deschain.

***

A veces tienes que dejar salir las cosas de algún modo. Escribiendo por ejemplo, sin pensar demasiado en que quizás alguien lea lo escrito y no le parezca, o que le guste, o cualquier cosa. Simplemente escribir hacía afuera, en un lugar público, que no es lo mismo que dejar mensajes en los baños públicos, lo cual no niego que pueda ser terapéutico también, de algún modo.

A veces, todo lo que tienes que hacer es cerrar los ojos, extender tus brazos y sentir.

***


3 comentarios:

  1. Eso de los clusters se lee interesante.

    Como aquella peli de Keanu Reeves en la que se alquila para guardar información en su cerebro y empieza a perder sus recuerdos :P

    El sarcasmo me gusta, pero como dices tiene la desventaja de que a veces no es tan obvio cuando se deja de ser sarcástico.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas sin sentido tuvieron mucho sentido para mi :), gracias.

    Saludos!!! ^-^

    ResponderEliminar
  3. los baños públicos, lo cual no niego que pueda ser terapéutico también, de algún modo.

    JAJAJA, por supuesto, y creo que la escritura, indiferentemente del lugar en donde uno se esplaye, es la mejor terapia, o mejor dicho; la mejor manera de estar un poco menos locos :)

    ResponderEliminar