11 de julio de 2010

Enid, Circe

Circe encontró un hueco en la mente de Enid que era del tamaño justo para que ella entrara.

Si no fuera una situación extraordinaria, Circe no se atrevería a penetrar en la mente de su amiga sin su permiso, pero dado que Enid quizás no recobraría nunca más la conciencia si no hacía algo, no había tiempo para dejar que los escrúpulos se interpusieran.

La mente de Enid estaba bien resguardada. Circe había visto pocas mentes que fueran tan difíciles de acceder y le sorprendía que Enid, que no tenía una vida bastante ordinaria, tuviera una fortaleza dentro de su cabeza. Circe consideró la posibilidad de que había más en la vida de Enid de lo que ella misma sabía, pero de eso se ocuparía después. En este momento, lo apremiante era localizar una idea que hiciera a Enid despertar.

Circe entró a le mente de Enid.

El primer lugar en que se encontró era de color naranja, una superficie lisa, repleta de flores de plástico transparentes que caminaban con ocho pequeñas patas. Circe percibió un aroma a pan recién horneado cuando una de las flores pasó a su lado y todas las demás flores olían igual.

Circe aguzó la mirada buscando ideas un poco más complejas que las flores y el aroma que emitían; sentía cerca una idea que le sería de utilidad, pero no la veía en ninguna parte.

De repente, sintió un golpe en la pierna y cuándo volteó a ver que la había golpeado, vio un agujero en el suelo naranja y una cola transparente que iba pegada a algo que se había ido por allí a toda velocidad. Entonces, la sensación de una idea cercana se debilitó.

"Demonios." Dijo Circe a nadie en particular. "Un maldito topo. ¿No puedes tener ideas menos latosas de cazar, Enid?"

Circe creyó escuchar la risa de Enid al lado de ella y se preparó a capturar al topo en la mente de su amiga.


Escuchando...
BT - Loving You More (BT's Garden of Ima Dub)

7 de julio de 2010

Tiempo

Supongamos que el tiempo es una cadena de eventos independientes conectados en secuencia formando una línea ininterrumpida sobre la cual no se puede dar marcha atrás.

Ahora imaginemos una criatura que se alimenta de tiempo, un Cronófago.

La manera en que podemos empezar a imaginas una criatura así es como una bestia de cuerpo transparente, que avanza en cuatro patas y que posee unas fauces enormes con las que engulle los minutos, horas y días a su paso. Una fuerza de la naturaleza, un ser que existe, que tiene hambre y es todo lo que sabe de sí mismo.

De un bocado y toda la historia se va.

Podemos imaginar también a un Cronófago como una persona, un ser humano con un apetito diferente, alguien que prefiere comerse al tiempo en lugar de matarlo, aunque no le quede muy claro si hay diferencia.

Así, un Cronófago quizás desarrollaría un gusto particular por ciertas partes del tiempo, seguramente aquellas más ricas en eventos. Quizás se comería meses enteros de tiempo de la vida de otros, algunos años.

Esta vez sería diferente. No se alimentaría del tiempo de otro sólo porque tiene hambre si no porque lo disfruta y probablemente porque le conviene. ¿Por qué no comerse tiempo que le dejaría beneficio desaparecer?


Escuchando... High Contrast - Return of Forever
Más, y espero que las últimas, cosas que a nadie le importan.

***

Disfruto de hacer reír a la gente, o cuando menos, hacer sonreír a otros.

Hacer reír no es fácil. Soy terrible para contar chistes, no sé cómo terminarlos.

Cuando era niño inventaba mis propios chistes, ya que no tenía nadie que me los contara, y luego se los contaba a otros niños o a los maestros de kinder o a mis padres. No se reían. No sabían que lo que acababa de contar era un chiste, así que no podían tener la cortesía, tan agradable debo añadir, de reírse aunque no les hubiera causado gracia.

Desde entonces, abandoné los chistes.

No sé cuándo es que me volví sarcástico, pero eso hace reír a otros, incluso cuándo no me lo propongo. Esto tiene el lado negativo de que algunas personas no saben cuándo he dejado de ser sarcástico y hablo en serio, pero no es tan grave.

Vale la pena si el resto del tiempo veo a la gente reír.

***

En algún momento en el futuro alguien pensará que es una idea brillante usar el cerebro humano como una super computadora en clusters. Esa persona le implantará a cientos y cientos de personas una pequeña terminal que usara una parte del cerebro poco usada y que estará haciendo cálculos uno tras otro tras otro tras otro; mandando la información a través de internet inalámbrico cada cierto tiempo y regresando nuevos cálculos para que el cerebro esté activo.

De este modo, aun cuando la persona duerme, el cerebro no lo hace, así que se puede continuar con los cálculos aunque eso quizás haría que los sueños fueran un poco raros.

Por supuesto, algo saldría mal, siempre sale algo mal. Lo más seguro que ocurriría es que las terminales en el cerebro de las personas se congelaran y tuvieran que ser reiniciadas manualmente, con todas las molestias que eso le traería a la persona que ofreció su cerebro una célula de organismo encargado de calcular.

¿Calcular qué? Seguramente algo que requiera tiempo, como es el caso de secuenciar ADN, o cálculos relativos a dinámica con muchas variables (una simulación de viaje espacial, por ejemplo).

***

Otra frase que dice mucho con muy poco:
"Things need not have happened to be true." - Neil Gaiman

***

Hay personajes de ficción con los que me identifico en sus cualidades y defectos. Ippo, Dream, Elijah Bradley, Tony Stark, Roland Deschain.

***

A veces tienes que dejar salir las cosas de algún modo. Escribiendo por ejemplo, sin pensar demasiado en que quizás alguien lea lo escrito y no le parezca, o que le guste, o cualquier cosa. Simplemente escribir hacía afuera, en un lugar público, que no es lo mismo que dejar mensajes en los baños públicos, lo cual no niego que pueda ser terapéutico también, de algún modo.

A veces, todo lo que tienes que hacer es cerrar los ojos, extender tus brazos y sentir.

***


Aun más cosas sin importancia.

***

Hay cosas que diferentes personas que me conocen no creen que me ocurran. Por ejemplo, enojarme, tener miedo, ponerme nervioso, sentirme triste, sentirme feliz, enamorarme, llorar, reír...

***

Quisiera ser bueno en algo. Realmente bueno, no sólo capaz. No hay nada en lo que sobresalga. Ciertamente, soy hábil para improvisar y puedo arreglármelas en situaciones nuevas y al tratar de hacer cosas que nunca antes había intentado. Puedo aprender rápido, adaptarme y ajustarme a las necesidades. Suena a que eso es en lo que soy bueno, pero no es tanto así. Sólo hasta cierto punto, después de eso tengo tantas dificultades, o más, de las que cualquier persona tendría.

Es una habilidad conveniente, sí. Es indudable que me ha sacado de aprietos en más de una ocasión y me ha ayudado a no lucir tan inútil.

Pero algo que haga muy bien, mejor que nadie, no creo que exista algo. Supongo que debo aprender a vivir con eso.

***

Hace mucho tiempo, las historias tenían un fin que nadie había dicho con palabras, pero que todos estaba conscientes que allí estaba. Las historias le daban sentido a la existencia, intentaban explicar quiénes somos, cuál es nuestro lugar en el mundo y cómo funciona el universo a nuestro alrededor.

Las historias, tenían otra función, también. Nos daban sueños, nos hacían creer en héroes, en brujas, en bosques y montañas encantados, en magia, en todo aquello que pudiéramos imaginar. Eran el puente entre lo real y lo fantástico. No eran puramente fantásticos, porque quien contaba las historias era real y la historia que contaba llevaba una parte de él, muy real también, que se quedaba en quienes lo escuchaban.

Las historias aun tienen estos fines, eso no puede ser negado por nadie, pero ahora que ha sido dicho que así es, las personas ya no están tan conscientes de ello. Las personas ya no buscan en las historias darle sentido al mundo a su alrededor, ya no buscan en ellas cosas en que creer.

Hay quienes aun lo hacen y esas son las que mantienen vivos lo sueños.

***

Mi recuerdo más vivo de mi infancia es llegar a un lugar nuevo, hacerme de nuevos amigos, sentirme muy feliz con ellos, y luego, dejarlos y nunca verlos más en la vida.

Y eso por eso que no me gusta hablar de cuando era niño.

Aunque, claro, hay cosas mucho más amenas que contar, pero esas no las recuerdo tan bien.

***


Más cosas que no tienen importancia. Por poco importantes que sean, ocupan espacio, y el espacio es valioso.

***

Todos los días me levanto y lo primero que pienso, consciente o inconscientemente, es "todo va a estar bien". Sé que quizás no sea ahora ni pronto, pero tarde o temprano todo va a estar bien. Sé que es así porque hago lo que puedo porque así ocurra.

***

Soy una persona aburrida para conversar porque no me interesa mucho hablar de qué hacen las personas. Las personas hacen muchas cosas, todo el tiempo, y lo que hacen les interesa lo suficiente para seguir haciéndolo, pero no me puedo interesar por sus cosas. Esto es, quizás, porque considero que mis cosas y lo que hago son tan poco importantes que no veo cómo le podrían interesar a alguien. No es como si le afectara a otras personas lo que hago, que es la razón por la que es interesante hablar de algunas personas, esas que hacen cosas que afectan las vidas de otros.

En todo caso, sí me interesa saber qué piensa la gente acerca de lo que hace. Puede parecer que hay poca diferencia entre una cosa y la otra, pero hacer algo y pensar acerca de ello cambio la acción misma que se realiza de un modo que no es fácil explicar. Eso sí me interesa.

***
Me cuesta mucho trabajo reír. O, de manera que suene menos drástico esto, es difícil que me ría. Creo que esto no suavizo mucho lo dicho, pero no importa.

Sonreír me es fácil. Me sale natural a pesar de que no suelo sonreír sólo por sonreír, pero la risa, eso es diferente. Las cosas que me hacen reír suelen ser dichas por aquellas personas que son importantes para mí. Es pues de esperar que la persona que más me hace reír sea una... y otra sea mi hermano.

***

Mi hermano hace tantas cosas que nadie se esperaba nunca que pudiera lograr.

Esa es la manera de pensar de las personas de mi familia, lograr algo aunque nadie crea en nosotros.

Cada que alguien me dice "no creí que pudieras..." es una pequeña victoria para mi.

***


Este es el tipo de cosas que a nadie le importan, pero para esto están las libretas de hojas blancas, los márgenes de los periódicos, las servilletas y cualquier en la que podamos escribir; que sin embargo sabemos que lo allí escrito no durará, que nadie lo leerá y ese es justo el modo en que queremos que sean las cosas. Nada cambia al escribir de este modo, excepto el hecho de que está escrito, que existió ese esfuerzo mental, mínimo si así se quiere ver, pero alguien lo hizo. Y eso es todo.

***

Hay personas que tienen facilidad para decir en pocas palabras cosas que a otras personas nos costaría un esfuerzo enorme. Una:

"There are so many fragile things, after all. People break so easily, and so do dreams and hearts." -Neil Gaiman

***

Tengo ya un largo, largo tiempo sintiéndome cansado en todo momento a pesar de que, cómo es la opinión popular, no hago nada. Nada de provecho, principalmente, y nada en general, en segundo lugar.

No le veo caso a contestar que sí hago cosas, que el que no me vean hacerlas no quiere decir que no las haga, que no les parezcan importantes no quiere decir que para tampoco lo sea, que ellos vean como una perdida de tiempo lo que hago no quiere decir que no lo disfrute, que aunque crean que es tan fácil todo lo que hago para mí no lo es tanto.

***

Intento hacer todo lo que me propongo lo mejor que puedo. De todos modos, aunque ponga todo lo que me es posible poner de mi parte, parece que nunca es suficiente.

Lo mejor de mi nunca es suficiente.

He aprendido a lidiar con eso, a aceptar que las cosas son así y a convencerme de todos modos a hacer las cosas lo mejor que es posible hacerlas. Con el predecible resultado que termino fracasando igual, termina sin ser suficiente. Pero lo intento de nuevo, porque ¿qué otra cosa puedo hacer?

***

No hay una sola persona que conozca que a la que no haya decepcionado.

En particular, me siento decepcionado de mi mismo todo el tiempo.

***