1 de febrero de 2010

Siendo un jefe de grupo

“En serio, no quiero ser jefe de grupo. Ya lo he sido antes, sé que responsabilidades se tienen y sé que no cumpliré con esas responsabilidades.”
“Claro que podrías.”
“Sí, eso seguro. Pero no quiero.”
“Tonterías, serás un buen jefe de grupo.”
“Pero no haré nunca nada.”
“Tonterías, serás un buen jefe de grupo.”
“Deberían elegir a alguien más, en serio.”
“Tonterías, serás un buen-”
“Sí, bueno, cómo quieran.”*

Cumplí mi palabra.

Eso fue lo que prometí y planeo cumplirlo hasta que intenten derrocarme.

Que sé que lo están planeando.

No entiendo porqué, estoy haciendo lo que dije que haría y actúan sorprendidos de que así sea. Quizás esperaban que rompiera mi promesa y me pusiera todo hacendoso a hacer todas esas cosas tan odiosas de hacer que tienen que hacer los jefes de grupo.

Como ser ellos los que dan la cara cuando el grupo de que son jefes decide quejarse de alguna trivialidad, de esas que a ti te dan igual, cosa que en otro contextos se le conoce como 'ser el chivo expiatorio'; pero aquí es 'ser un representante'. ¿Qué diferencia hay? No lo sé, pero juran que existe.

No haces nada de esto siendo jefe de grupo, que no te mientan.

Como se imaginarán, intenté renunciar. Diplomáticamente.

“¿Saben? Les vendría bien que fuera otro el jefe de grupo.”
“Tonterías. Eres un buen jefe de grupo.”
“Pero nunca hago nada. Ni siquiera lo que me piden que haga. Ni siquiera cuando me insisten.”
“Para eso puedes mandar a otras personas que lo hagan por ti. Delegar responsabilidades.”
“Ya sé. Y aun así, tampoco hago eso.”
“Pero ya lo harás.”
“No, no lo haré. Ya lo hubiera hecho. Soy un jefe de grupo terrible.”
“Tonterías. Eres un buen jefe de grupo.”
“Hurm. Sí. Supongo que lo soy.”**

Debo serlo, de lo contrario no hubiera durado un semestre entero sin que intentaran quitarme de mi cargo. Pensé que a los tres meses ya estarían tratando de sacarme de mi fortaleza con piedras, palos y cantando canciones de protesta. O son muy tolerantes, o son bastante lentos de entendimiento.***

Mi fortaleza.

Es aquí donde debería aprovechar para hacer una analogía acerca de esta situación y de cómo se comportan las sociedades al momento de escoger a quienes los representan. Pero no lo haré.

Sólo resta esperar a que se atrevan a decirme que ya no me quieren como jefe de grupo.

Y será allí cuando les diga que no, que no dejaré el cargo.

Porque soy un buen jefe de grupo.


* Basado en hechos reales. Estoy seguro que dije, en esencia, lo que está escrito. Lo que la otra personilla habló fue mucho más pero al mismo tiempo dijo mucho menos.
** De nuevo, basado en hechos reales.
*** Tolerantes no son.

Escuchando...
Rammstein - Nebel

7 comentarios:

  1. Ahora que si fuera WoW, otra cosa sería ¿cierto?

    ResponderEliminar
  2. Eres un dictador. Punto.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Bien dicen que hay que empezar por uno mismo y desde abajo :P

    ResponderEliminar
  4. Exacto! Siempre me pasa lo mismo y una vez si fuí derrocado a la de a huevo. xD

    ResponderEliminar
  5. Huye!!!! Aunque seas un dictador, deja a alguien a cargo y obligalo a decidir lo que tu quieras, jajaja

    ResponderEliminar
  6. un semestre me eligieron, jamas volvieron a caer en el error hahahahaha

    ResponderEliminar