11 de febrero de 2010

Cerebro, religión y moralidad

La espiritualidad y qué tanto estamos inclinados a ser religiosos está ubicado en alguna parte del cerebro.

Lo que es decir nada, en realidad. Todo nuestra conducta depende de nuestro cerebro, sin él simplemente no seríamos humanos, al menos no como nos concebimos ahora. Lo interesante es saber dónde y cómo en el cerebro tiene origen el comportamiento.

Ahora tenemos una pista del dónde.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Udine (Italia), dirigidos por el Dr. Cosmo Urgesi, ubicaría a la inclinación religiosa en la
región Parietal Posterior del cerebro.
Regiones del cerebro
Región Parietal en Amarillo. La zona Posterior es la más cercana a la indicada con rojo.

El estudio fue así.

Los investigadores combinaron el análisis de personalidad con las modernas técnicas de neuroimaging que proporcionan imágenes precisas del cerebro. Para esto, se tomo en cuenta un rasgo de personalidad en pacientes con tumores cerebrales llamado self-transcendence (trascendencia, ST para abreviar), que indica la inclinación a la espiritualidad y a la religiosidad; además de que es un rasgo de la personalidad muy estable.

Se compararon las puntuaciones que miden la ST antes y después de que se operara a estas personas para eliminar los tumores cerebrales y se comparó con la ubicación de las lesiones resultantes de estas operaciones.

Las personas que tuvieron lesiones en la zona Parietal Posterior del cerebro tuvieron cambios significativos en sus puntuaciones de ST, lo que es decir que cambió su actitud hacia lo espiritual y religioso.

Ahora sólo resta saber el cómo esto ocurre.

La nota completa:
Selective Brain Damage Modulates Human Spirituality, Research Reveals

Hablando del tema, un artículo en Trends in Cognitive Sciences tocó el tema de la moralidad y su relación con el origen de la religión. Una teoría al respecto afirma que la religión apareció como una necesidad del humano, pues le permitía guiarse en asuntos de juicio moral.

Sin embargo, las investigaciones recientes indican que ese no es el caso.

A través de la historia, los seres humanos han realizado juicios morales idénticos independientemente de si tienen una religión o no, de modo que la religión no es un factor que determina la integridad moral de una persona.

Así que es cierto. Ateo, Cristiano, Budista, Musulman, Pagano, o lo que seas. Tu juicio moral como ser humano es el mismo.

La nota completa:
Morality Research Sheds Light on the Origins of Religion


Escuchando...
Matthew Dekay - Clearing the Mind

4 comentarios:

  1. örale... qué interesante.

    Y espinoso.

    Ya me imagino a una persona común diciéndole los dos últimos renglones a un fanático de cualquier religión.

    Ojalá que la gente entendiera estas cosas y le diera la justa dimensión a algunos temas.

    ResponderEliminar
  2. Me siento más inteligente siempre que entro a tu blog! :)

    Thanks!

    :)

    ResponderEliminar
  3. cada mañana al despertar me doy de topes a ver si mato esa parte de mi cerebro que me hace creer cosas malas XD

    ResponderEliminar
  4. Zegim:
    Sera por eso que me entraron unas ganas horribles de afiliarme a la iglesia de los elegidos de los santos de los ultios dias???

    Dacrux:
    jajajaja me dare de golpes aver que pasa

    ResponderEliminar