25 de enero de 2010

Una historia de los años de secundaria

Cuando estaba en secundaria tenía un profesor que jamás nos contestaba cuando le preguntábamos si era casado, soltero, viudo, dejado o quizás un vividor de mujeres ricas. ¿Para qué quieren saber? Nos contestaba. Nosotros, como buenos niños pero no realmente niños de secundaria no teníamos idea de porqué queríamos saber. Sólo queríamos saber y ya. No era necesaria más razón, ¿o sí?

Las teorías acerca del estado civil de esto profesor no se hicieron esperar.

“Pa' mi que es joto” era la teoría más popular, que también era la teoría más popular para explicar cualquier cosa que mis muy rurales compañeros vieran fuera de lo normal. Consideren que soy literal cuando digo que mis compañeros de secundaria eran muy rurales, rurales de que no iban a caballo a clases porque no tenían donde estacionarlo, y podrán llegar a la conclusión de que lo normal para ellos esta definido por una reglas que eran a la vez rígidas y completamente vagas. Cómo funciona eso, no lo supe nunca entonces y no creo saberlo jamás.

Como también podrán adivinar, mis rurales compañeros no estaban, ni por accidente, cerca de la verdad.

Cerca, pero no tan rural.

Como sea, jamás conseguimos averiguar cual era el estado civil de este profesor, por mucho que lo intentamos. Bueno. Siendo honesto, no lo intentamos mucho. Pero lo poco que lo intentamos fue con mucho corazón. Bueno. Eso tampoco es cierto del todo. Pero lo intentamos.

O eso recuerdo.

Lo que sí supimos con certeza es que este profesor tenía un hijo que, como todo hijo, tenía un nombre. Nombre que nunca averiguamos tampoco en mi secundaria. ¿Para qué quieren saber? Cada que le preguntábamos este profesor eso nos contestaba. En esta ocasión sí tenía más claro porqué quería saber. Llamar a alguien “el hijo del profe que dicen que es joto mis compañeros” no es la mejor manera de hablar de alguien, incluso si no lo conoces.

Por cierto, ahora que lo pienso, no creo que yo haya averiguado nada de provecho en esa secundaria. O eran muy buenos para guardar secretos allí, o yo era un pésimo investigador en mis año mozos. Ojalá haya sido más lo primero y menos lo segundo porque si no mis sueños se harían pedazos.

Hablar de investigaciones fue sólo el pretexto para poner esta coqueta foto.

Como decía. Quería poder llamarle a ese hijo misterioso de algún modo así que hice lo que debía hacer y le llamé Telésforo.

Telésforo alguien lo transformó en Pedófono.

Pedófono se quedó como el nombre con el que nos referíamos ese hijo.

Y es por eso que ya no le he puesto más nombres a ningún niño.


Escuchando...
Joe Satriani - Echo

3 comentarios:

  1. y si estaba adelantado a su epoca y era gay adoptando un niño ilegalmente? hahahahahahahaha

    ResponderEliminar
  2. zegim: jajajaja si algún día tienes descendencia por favor pídele a alguien mas que le dé nombre

    Dacrux: jajaja tu y tus ideas raras.


    P.D: Yo creo que era dejado y se volvio vividor de mujeres ricas, pero solo por las noches y para mantener a sus hijos

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja definitivamente no tienes dones para nombrar niños... :P jajajaja pero no fue tu culpa que despues le dijeran pedofono... y si? :S jajajaja

    ResponderEliminar