15 de enero de 2010

De nombres y como son nombradas las cosas que tienen nombre

Cuando alguien me pregunta porqué me llamo como me llamo mi respuesta suele ser "es el nombre que eligió para mi una tía" y con eso basta. Quien sabe la historia completa de mi nombre es mi tía, no yo, así que casi nadie considera prudente preguntarme más acerca del tema. Aunque sea la historia de mi nombre, no es mi historia.

Es bueno que no pregunten más. En honor a la verdad, no me sé la historia de mi nombre. Sólo sé eso, que una tía mía lo eligió para mi y a veces dudo un poco si es cierto que esa sea la historia. Podría no serlo, no recuerdo nada más, quizás lo inventé cuando era niño, mis padres me contaron que eso decía yo, con el paso del tiempo se olvidaron de la parte en la que yo invento la historia, y eso me lleva al día presente, donde tomo como cierto que mi nombre es una suerte de regalo que me dejó una tía.

Me gustaría saber la historia de porqué me llamo como me llamo.

Verán, y estoy consciente que para algunos de ustedes lo siguiente no tendrá ningún sentido, menos viniendo de mi ¿cómo es que yo piense estas cosas? O mejor dicho ¿Cómo es cualquier persona pueda pensar estas cosas? Son sólo nombres. Palabras como otras tantas miles y miles de palabras.

Es ahí, en ese momento en el que están hablando de palabras que los detendría y les diría "sí, exacto, son palabras. Ese es el asunto en cuestión."

Porque las palabras tienen poderes.

Es ahí, en ese momento, cuando tu dejas de tomarme en serio.

No te culpo. Yo tampoco te tomaría en serio si vinieras y me dijeras que mi nombre o tu nombre tiene poderes. Menos aun si hicieras la aclaración de que esos poderes son mágicos, aunque no del tipo de magia que hace aparecer conejos de sombreros y parte personas a la mitad, si no otra magia, mucho más tangible, que cambia las cosas que son y cómo son. Te garantizo que abriría bien abiertos mis ojos y te diría "sí, bueno, eso es como que tu opinión, ¿eh?" Y hasta llegaría la conversación de la que ambas partes partiríamos pensando que el otro no tiene idea de lo que está hablando.

Pero no por eso dejaría de ser cierto.

Y tampoco cambia que aun no sé porqué me llamo como me llamo.


Escuchando...
Zero 7 - In The Waiting Line

5 comentarios:

  1. Un post completamente disfrutable. Un placer.

    ResponderEliminar
  2. El nombre que aparece en tu facebook es tu verdadero nombre???

    ResponderEliminar
  3. El nombre es la escencia de las cosas, de la gente; sería bueno encontrar esa historia sibre tu nombre, podrías descubrir cosas impresionantes sobre ti mismo :)

    Zegim, despues de casi un año de ausencia he decidido retornar al mundo virtual ¿aún me recuerdas? te envío un saludo, es bueno saber que sigues por aquí

    ResponderEliminar
  4. un avez un profesor me dijo
    que no importa el nombre si no la esencia...

    yo cada día descubre algo nuevo demi nombre es bien extraño

    ResponderEliminar