17 de abril de 2009

Y entonces, morir

Hace un par de semanas que murió mi abuela materna y la semana pasada mi familia se hizo a la idea de que ya no veremos de nuevo a uno de nuestros perros.

Por una parte, mi abuela es familia.

Viví con ella algún tiempo cuando era muy pequeño, antes de aprender a hablar. Si soy estricto, la primera palabra que dije fue el nombre de mi abuela.

Fuera de las obligatorias reuniones familiares de las que es más fácil escaparte conforme avanzas en edad, no tenía mucho contacto con mi abuela. También contribuyó que mi abuela tenía un carácter rencoroso y era propensa a la envidia, lo que fue siempre razón de numerosos desacuerdos con mi padre.

Fieles a la tradición, suegra y yerno no se caían nada bien. Sólo les faltaba un tema musical de duelo cada que se veían fijamente a los ojos.

Sin embargo, nunca le tuve mucho cariño a mi abuela.

Por otra parte. Nuestro perro era mi mascota.

Originalmente era la mascota de nuestra vecina loca, pero dadas sus escasas capacidades para cuidarse a si misma, era mucho pedir que fuera capaz de cuidar a un perro.

Siempre que regresaba a mi casa, ya fuera de la escuela, de visitar a mis amigos o de algún viaje, mi perro me recibía y jugaba un rato con él. También me acompañaba cuando salía a correr o caminar.

Ha sido la mascota a la que más he querido.

Pero, por triste que todo esto suene (y lo es), es parte de la vida. Tarde o temprano, todo lo que está vivo morirá y no hay escape a ello. Vamos, nos lo enseño el Rey León con una canción de Elton John. Más claro no podría estar.

Y también sé que moriré. Ya saben, porque estoy vivo y todo eso. Parte las letras pequeñas en el contrato que firmas antes de que te den tu licencia para estar vivo, hundido entre clausulas que nunca entran en efecto.

Y estoy perfectamente conforme con eso.

Vivir estando consciente de que moriré es lo que más tranquilidad me han dado y que más me han permitido ser feliz. Enseñanzas del budismo, por si alguien tiene curiosidad.

No sé que tanto sentido tenga para quien esté leyendo esto. Me imagino que si alguien hace unos 5 años se me hubiera acercado y me hubiera dicho, "saber que morirás te ayuda a ser feliz" mi primera reacción habría sido decir "¿Porqué diablos me molesto en salir a la calle?".

Pero, nunca se sabe.

Así que cerremos esto con un poco de música. Esta canción la he estado escuchando hasta cansarme. Me pone de excelente humor y eso hay que compartirlo.






15 comentarios:

  1. Este post es diferente a los demás,
    nos hace saber que tienes tu corazoncito.
    En realidad eso de luchar contra la muerte quita muho tiempo, que bueno que lo aceptes.
    Ébola, que gracioso ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Lo que me recuerda el como vi morir a mi perro.

    De hecho eso de aceptar que en algún momento dado tienes que morir ayuda a disfrutar mucho más lo que vivas. Aunque debo admitir que aún no me siento listo para morir, digo, quiero hacer un par de cosas y ando reacio a que tengo que hacerlas.

    La canción se oye bien, no le preste atención a la letra, lo que sí es que el niño me recordó a pete & pete y ahora quiero ver pete & pete.

    Próximamente: post darwinista y otro relacionado con la política.

    ResponderEliminar
  3. Una vez leí que nacer es comenzar a morir. Es la única seguridad que uno puede tener.


    Mi perro anda como por los 8 años. Y si muere, la verdad sí me pegaría bastante.

    Bueno, voy a escuchar la canción. I Created Disco sonó bastante tiempo en mi cel. A ver qué tal está el nuevo de Calvin H.

    ResponderEliminar
  4. no me hace muy feliz realmente... y no xq yo no quiera morir, pero no quiero que las persoans que YO quiero lo hagan... supongo no estoy preparada.

    La rola, rifa

    ResponderEliminar
  5. La introducción al tema fue lo que más me llamó la atención, pues tenemos o vivimos situaciones similares.

    Ya me hiciste pensar en lo triste que me sentiré cuando le toque la hora a mi mascota. Tal vez hasta llore.

    Con mi abuelo, que lo quería y todo eso, no pasó de un simple duelo.

    No sé para que repito lo que dijiste, pero contado desde mi vida, pero bue... ya lo escribí ¿no?.

    ResponderEliminar
  6. Curioso. Pero extrañas y quieres más a aquellos con los que convives.

    Mi abuelo murió hace mucho y no recuerdo haberme puesto muy triste. Por esas mismas fechas murió una perrita y armé un mega pancho del que a veces pienso "qué ridiculez", pero bueno... era una niña.

    Dice mi mamá que nadie se muere antes ni después.

    Cierto es que todos nos vamos a morir y pensamos en los que dejaremos atrás... pero ya no importará. Es decir... morirás. Ya no verás todo eso, ya no te preocuparán las deudas que no pagaste, las personas con las que no te reconciliaste, etc.

    Simplemente dejarás de ser y de estar.

    Nadie sabe si volverá a su casa cuando sale al trabajo o a la escuela.

    ¿Y para qué preocuparse por eso?

    Hay gente que tiene más miedo de vivir que de morir o de cómo morirá.

    Pero como bien dices, a todos nos llegará, ni antes ni después.

    ResponderEliminar
  7. Oh... bonitas palabras :) gracias!
    Y ánimo!

    ResponderEliminar
  8. Yo por eso ya no tengo mascotas, de pequeño gocé y sufrí mucho con ellas.

    En un tiempo tuve 13 gatos, 2 tortugas, 2 hamsters y 1 perro.

    Pero cada que muere una se siente el vacío que dejaron. (bueno los gatos no murieron, por lo menos no los vi, esos los regalaron cuando nos cambiamos de casa y ya no cabían).


    Es cierto, duele más que muera la gente con la que convives. Yo no conocí a mi abuelo materno, murió tres años antes de que yo naciera.

    En cambio el primo político con el que tanto jugaba (y que la familia ha olvidado) me dolío demasiado que se fuera, sobretodo tan joven (23 años)

    Hace un año murió mi tío, mi segundo padre.


    Precisamente hace tiempo escribí algo sobre la muerte...

    si alguien quiere checarlo, sino, pues no

    http://ecofilia.blogspot.com/2008/03/estpida-muerte.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco era muy fan de mi abuela (de mis dos abuelas, ahora que lo pienso)... y hasta resentí más la muerte de mi mascota Rex, que estuvo con nosotros como 10 años. Que cosas.

    Por un momento pensé que nos pondrías el videíto de This is your life, de la película Fight Club, jeje.

    "This is your life, and is ending one minute at a time."

    ResponderEliminar
  10. bueno quiza no sea novedad que no soy adepto a ningun tipo de practica espiritual pero siempre me dicen que me parezco a buda( la representacion mas difundida en occidente el bonachon) sin embargo el aceptar la muerte no es exclusivo de nadie aunque no dudo que ayude a asimilarlo de manera mas ligera, la cosa es que nunca eh tenido problemas con las perdidas, quiza ninguna ah sido tan importante como para que lo sienta, eso si eh visto casos extremos de personas que su mascota les parece infinitamente mas significante que cualquier ser humano.

    ResponderEliminar
  11. Oooh!!. Cuanto siento tus dos perdidas.

    Tu ya leiste en mi blog, que el perrito de mi mama Junior murio apenas este domingo. Asi que entiendo muy bien lo que sientes respecto a tu perrito. Sobre la perdida de tu abuelita...no puedo decirte mucho, mi abuela materna murio cuando mi mama tenia 14 anios, mis dos abuelos murieron en el mismo mes, del mismo anio y de eso hace 22 anios. Mi abuelita paterna aun vive tiene 86 anios.

    Gracias por visitar aquel que es tu blog ((^_^)). Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este post es tan parecido a una parte de mi vida... Demasiada coincidencia diria yo... Con la excepción de que la abuela era paterna, y lo de la mascota mi perro era de mi vecina cuerda, pero por diversos motivos siempre se la pasaba en mi casa, vivió 13 años y me he estado acordando mucho de él...

    Saludos !

    ResponderEliminar
  13. ahh qué burla juro que ya había comentado recientemente, creo que usted ha borrado mi comentarioo

    es extraño, en mi caso es muy diferente, no puedo ir ni a funerales de extraños porque me pongo toda sensible nada más escuchar los testimonios de los familiares, bueno, bueno.



    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Delirio de mortalidad, creo que todos vemos esas letras pequeñas pero nadie les cree hasta que se muere el vecino, los perritos no deberian morir, ni los gatitos ni conejitos... ya se ya se no hay excepciones

    ResponderEliminar